PRESENTACIÓN

De las muchas formas en que la filosofía está en la vida, me interesa aquella que atiende a la búsqueda del sentido. Pensar sobre nuestra vida no tiene que ver con el gesto intelectual vanidoso o narcisista, sino con el esfuerzo de entender algo de nosotros, de los demás y del mundo.

Hay una tradición acumulada de pensamiento que parece estar allí encerrada tras los muros de la academia o petrificada como retórica de los especialistas.

Abramos la puerta de acceso a una filosofía conectada con la vida,

capaz de sacarnos de los caminos trillados y que colabore con la expansión de nuestra conciencia.

No podemos modificar el mundo únicamente pensando pero sí podemos cambiar el sentido que tiene para nosotros el mundo. Que el pensar no siga desvinculado de las emociones y los sentimientos. Que el enfoque filosófico se vuelva indivisible del desarrollo espiritual, la salud y la bondad de las relaciones. Un juglar ha llegado al pueblo y advierte a los que se encuentra: ¡Conviértete en el que eres!